UNAM vs ENAP ¿Tú que opinas?

septiembre 7, 2009 en 6:23 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

Este artículo fue publicado en la revista Proceso, un día antes de que el MUAC fuera inaugurado.

La construcción y apertura del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha evidenciado la existencia de una fuerte contradicción entre el compromiso educativo y los intereses políticos-mediáticos de la institución.

Mientras el exrector Juan Ramón de la Fuente (1999-2007) apoyo un gasto de más de 280 millones de pesos para iniciar un proyecto de difusión nacional e internacional de arte contemporáneo, la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP), instancia donde se forman los artistas contemporáneos, continúa con el severo deterioro de los servicios académicos que presta.

idmuac5

Para el pasado y el presente del arte mexicano, la ENAP es una institución relevante. Su origen se remonta al periodo virreinal cuando, entre 1781 y 1785, se iniciaron las actividades que derivaron en la fundación de la Real Academia de San Carlos de la Nueva España. En el siglo XIX se convirtió en la Escuela Nacional de Bellas Artes y, en 1929, siendo ya parte de la UNAM, dividió sus programas en Escuela Nacional de Arquitectura y Escuela Central -después Nacional- de Artes Plásticas. La primera se trasladó al campus de Ciudad Universitaria (CU) y la segunda se mantuvo en la calle de Academia en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Notable durante el movimiento estudiantil de 1968 por la creación de contrainformación visual, la ENAP, después de ocupar las calles con arte urbano realizado en la década de los años setenta por colectivos como el Grupo Suma, fue dividida y exiliada a Xochimilco en 1979: los estudios de posgrado se mantuvieron en academia y la licenciatura se trasladó a avenida Constitución 600, en el barrio de La Concha. Alejada desde entonces de la vida académica y social del campus de CU, la ENAP, después de destacar por última vez durante los años ochenta con la formación de notables escultores en cerámica y con un conceptualista tan prestigiado como Gabriel Orozco, decayó notablemente a partir de los años noventa.

Con un programa débil desde el planteamiento de sus objetivos y con una evidente falta de visión sobre la función que pueden tener las artes visuales en una sociedad desigual y global, la ENAP busca, bajo la dirección del pintor Ignacio Salazar, la posibilidad de generar proyectos que actualicen los servicios académicos. Sin embargo, la búsqueda todaví­a no tiene resultados y los jóvenes tienen que conformarse con una atención mediocre que carece de actualización en contenidos y géneros artísticos, aseo en las instalaciones, bibliografía especializada en aspectos diversos del arte contemporáneo, eventos de confrontación creativa y servicios médicos eficientes. Este último punto es muy importante, ya que, según información de varios estudiantes, en los talleres se han presentado accidentes que han carecido de la atención médica necesaria.

Centrada en un “objetivo profesional” en el que “el licenciado en artes visuales es el profesionista que realiza obras artísticas en forma individual y colectiva”, la ENAP ha descuidado la importancia que tiene la creatividad en la sociedad contemporánea. Indiferente ante la necesidad de fomentar herramientas creativas, técnicas y reflexivas que permitan potenciar la competitividad en todos los escenarios de las artes visuales, la ENAP trata de salir de su rezago convirtiéndose en facultad. Sin embargo, la medida es muy cuestionable, ya que la escuela no necesita legitimar doctores en artes visuales, necesita docentes que se actualicen continuamente, profesoresartistas invitados que tengan experiencia en el mainstream, intercambios con universidades reconocidas, libros y revistas sobre arte actual, equipos electrónicos para investigación y creación multimediática, espacios para exposiciones significativas y estudiantiles.

enap

En la actualidad, si bien existen dos galerías en la ENAP, es lamentable que las muestras sean tan inutiles y mediocres: en una se exhiben obras irrelevantes del profesor Manuel Pavón; en otra, una selección sin concepto curatorial de esbozos de Pelegrí­n Clavé realizados entre 1853 y 1857; y, en un espacio al aire libre, una colectiva de 12 intervenciones pictóricas a muro que deprimen por la repetitividad y falta de innovación y riesgo de sus lenguajes.

Si el exrector Juan Ramón de la Fuente hubiera estado verdaderamente interesado en la difusión del arte contemporáneo, su proyecto no se hubiera centrado en la construcción de un museo como el MUAC, sino en la creación de una gran Escuela de Artes Visuales.

En una escuela con edificio propio ubicada en CU, con talleres bien equipados, con planes de estudio competitivos, con una gran biblioteca-mediateca y con varios espacios de exposición tanto para los maestros sobresalientes como para la experimentación y confrontación artÃística, teórica, curatorial y museológica de los estudiantes.

En una escuela que, con menos de los 280 millones gastados en el MUAC, hubiera sido capaz de iniciar un posicionamiento digno y original de la UNAM como institución de punta en el escenario del arte contemporáneo global.

Si bien el exrector De la Fuente no lo hizo, el actual rector José Narro Robles todaví­a tiene tiempo para apoyar la creación, difusión y puesta en valor del arte contemporáneo de México.

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: